EN LA BATALLA DE LAS FLORES

«Sé de quien ha dejado un soneto sin el terceto último, por ir a averiguar en la Bolsa un asunto de tanto por ciento»
-Rubén Darío

lunes

Publicidad nuestra de cada día





Hay quienes detestan la publicidad, razones tendrán, pero otros "quienes" van contra corriente sólo porque sí, al punto que no miran tv, no toman café, y otros NO, por supuesto cuelgan una pegatina en el buzón de cartas donde se lee: stop pub.

Un día de tantos, un locutor despotricaba contra la publicidad. Extraño pensé, porque gracias a la publicidad: él tenía empleo, y si no ¿quién paga para que funcionen las radios?
 Y si no, veamos: las empresas solicitan un anuncio. Las agencias de pub se meten al trabajo creativo, la red de publicistas necesitan herramientas para hacer el anuncio: fotos, audio, video, papel, dibujantes, maquillistas etc..
para que toda esa gente haga su pequeña parte también necesitan proveedores, intermediarios, energía eléctrica, usan teléfono, comen, se visten. El anuncio a puesto a trabajar hasta el mensajero. Luego el anuncio da trabajo a las radios, Tvs, diarios, internet, etc... El producto anunciado se vende, entonces da trabajo a los distribuidores. Ganan las empresas, también ganan los empleados.

Yo quería comprar un par de botas cow-boy, de esas "botas de película". Entre tantas publicidades vistas encontré las botas que me gustaban, decidí comprarlas en "Botas El Charro".

Así va la vida.


No hay comentarios: