EN LA BATALLA DE LAS FLORES

«Sé de quien ha dejado un soneto sin el terceto último, por ir a averiguar en la Bolsa un asunto de tanto por ciento»
-Rubén Darío

miércoles

La fabulosa aventura de leer




Tom Sawyer es un libro que se lee una y tantas veces, yo lo he leído mas de 25 veces.
Leer la saga de Sandokan es como mirar una película en la cual dejamos de existir y nos convertimos en generoso pirata. 
Mientras seguimos la trama de Madame Bovary descubrimos una moralidad que se agrieta. 
En cuanto avanzamos a la posmodernidad aparece una sensación de ser estafados con personajes y tramas sacados por los pelos, cada vez más autobiografía sin personaje y sin trama, un absurdo que no llega ni a caricatura ionesca.

 Sino metaliteratura. 

Y en filosofía, como si la seriedad desapareciera y los filósofos infantilizados se meten a jugar inventiva en ristre a de-cons-tru-ir-nos el mundo. 

Con todo hay que seguir leyendo, yo en lo personal prefiero la poesía, donde hay más sinceridad aunque también lleva su poco de ficción, sobre todo esa poesía de corte melodramático. 

Y claro, mi libro preferido es la Biblia.

Nos queda la posibilidad de leer ensayos, por suerte, aunque en general el tema siempre será una actualización de ideas acomodaticias.

Pese a todo, hay que leer, puesto que también en la adversidad aprendemos o nos afirmamos.

 ¡A leer!





actualidad literaria en:


Letras libres
Revista de libros
Uroboro
A media voz

No hay comentarios: