EN LA BATALLA DE LAS FLORES

«Sé de quien ha dejado un soneto sin el terceto último, por ir a averiguar en la Bolsa un asunto de tanto por ciento»
-Rubén Darío

lunes

pugilato lingüístico continúa, 500 académicos apoyan a Bosque


Continúa el pugilato lingüístico entre lógica y “pragmática” contra la necedad gratuita de quienes se empeñan en meter a fuerza de arenga su “progresista” lenguaje inclusivo.

Demos por descontado que siempre existirán gurús, catequizadores o misioneros de las más rancias y cegatas cofradías o sectas que nos quieren tomar por idiotas para colonizarnos o automatizarnos o lo que es lo mismo convertirnos en sus borregos, esta vez borregos idiomáticos.

Con cientos de pronunciamientos de catedráticos del universo HISPANO los señores del mundo alternativo –por lo común, quienes no terminan ni la secundaria y se dedican a la filantropía social-, hacen oídos sordos y van a publicar sus propios panfletos lingüísticos de cómo se debe hablar en estos tiempos posmodernos de la corrección política.

Uno de esos frentes de avanzada es atacar al idioma - o lengua hablante-, acusándo al lenguaje de ser SEXISTA, y por tanto discriminatorio. El paso siguiente sería llevar a los tribunales a todo aquel que se empeñe en: hablar o escribir tal como recomienda la Real Academia.

Lo ilógico -que es contra argumento-, es la dificultad de la comunicación que resulta de la “novedosa regla democratoide” de mencionar dos veces el sujeto, el sustantivo y la conjugación de la frase simple. El punto es que, se debe militar en la cofradía alternativa repitiendo cacofónicamente: el, las, los, las … hasta el infinito.

Sin embargo el lenguaje está ahí vibrante con su energía pragmática desde hace siglos cuando “la lógica” y la misma naturaleza de las palabras se han ido imponiendo más sobre “la norma ideológica”, y si no véase algunos ejemplos cotidianos:

Para comenzar, si es así, el término “lenguaje” sería sexista, para quienes no terminan de entender que la letra “E” tiene signo neutral

¿Entonces, se debería decir la leguaja?

Si la palabra “femenino” es sexista, tendría que usarse dos fórmulas: El sexo masculino y la sexa femenina. Que se sepa ningún hombre o club ha protestado por tener: cabeza, espaldas, piernas, o por usar camisa, chaqueta, o porque asiste a la escuela, a la fábrica, a la oficina etc.

El lenguaje o la lengua se a construido en la historia con la condición pragmática de facilitar la comunicación y no ponerle zancadillas, así la misma lógica ofrece la fórmula:

Las hembras y los varones

Y no: las niñas y los niños

A cambio de decir “cuentos para niños y para niñas”, está la fórmula: cuentos para la niñéz, o cuentos infantiles.

Si la letra “E” es neutral y funciona para ambos casos, qué caso tiene decir: Las y los jóvenes, las y los estudiantes.

En, formularios para estudiantes de ingeniería: ya están incluidos los dos sexos.

Por donde se mire, la fórmula que se anuncia “inclusiva” en la práctica resulta “excluyente” por cuanto separa a cada sujeto, los y las, mientras que la norma académica es incluyente en sentido plural: “beneficios para la niñéz”, “programa para la juventud”, etc.

En la discusión hay voces de autoridades lingüísticas, pueden leerse en este enlace:

Hacer click en el siguiente título:

-1 Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer

Nuevo artículo sobre este tema:

diario El País, 12 MAR 2012

"Quinientos lingüistas apoyan a Bosque y su informe sobre el lenguaje sexista,

leer artículo en este link :

Quinientos lingüistas apoyan el informe de Bosque

No hay comentarios: